viernes, 23 de febrero de 2018

PUNISHER – EN EL PRINCIPIO — CONTADO CASI AL FINAL

Historia de un obseso con la disciplina y
las armas; la portada lo demuestra

GARTH ENNIS, hombre poco dado a decepcionar, no como BRIAN AZZARELLO, sui generis relata en tono crepuscular los comienzos de aquél vigilante emanado del pulp de DON PENDLETON titulado THE EXECUTIONER, y que GERRY CONWAY adaptara a las viñetas porque era uno de sus personajes favoritos. Por tanto, consideraba merecía hacerse un merecido lugar en la Historia de la Historieta.

Durante los años que median entre los desvelos de Conway y el momento en que Ennis toma las riendas suceden abundantes aventuras ilustradas por una plétora de autores acaso más extensa que de guionistas, quienes han procurado mantener al personaje tan fresco como fue posible… llevándolo no obstante al increíble absurdo de convertirlo, si bien recuerdo, en suerte de ángel sicario tras el suicidio de FRANK CASTLE. ¿Quién mejor para hacer su sancionadora tarea? (Cristo: ¿a quién se le ocurrió este disparate?)

Excluyendo mi consideración sobre que un personaje con una negatividad tan intensa como un vigilante pueda tener una continuidad de calidad en las estanterías de las tiendas de TBOs, porque la maldad será mucha, debido a que se repite sin cesar, y las soluciones no dejan de ser soga-cuchillo-revólver, siendo preferible por tanto tenerlo como en reserva, con pocos números al año, dos como mucho, empero la industria arroja con regularidad nuevas aventuras del sujeto, prendiendo nuestro interés con más/menos atino, y de ahí que se busquen ya salidas tan desesperadas como la citada poco antes.

Tarea pendiente. Herramientas listas
Sin embargo, a veces hay suerte. Y el guionista adecuado recibe la inspiración oportuna creando la mágica Era de Acuario que brinda historietas memorables como la que comento, volumen servido en plan novela gráfica. Ennis tiene, hay que admitirlo, tarea complicada. Punisher lleva mucho tiempo en la palestra; sus argumentos son bastante limitados. La cantidad de porquería sobre la cual el escritor debe trepar para darnos una sorpresa: enorme.

Pero lo logra; acaso esto sea lo más meritorio del ejemplar. Para conseguir estimularnos, Ennis rebusca en el interior de Punisher según el dibujante, LEWIS LAROSA, lo traza viejo; un vet del Nam sexagenario, harto de palos y con rodaje excesivo, que agotó todos los trucos para seguir tirando con su siniestra ocupación. Para ejecutarla, desarrolló una suerte de autismo en torno a un lema un tanto mesiánico: Soy el único capaz de devolver la cordura al mundo. Repítelo cien mil veces. Te convencerá.

En el principio bucea dentro del personaje. No es la habitual peripecia saltimbanqui que pudieras esperar. Sino una introspección de las motivaciones de Castle para continuar, tantos años, tantas palizas, tantas sucias experiencias sufridas, en la brecha. No es el único que pone sobre el tapete sus entretelas para ser examinadas. El conductor de esta tramoya es MICRO, el viejo colaborador de Castle, quien según disecciona a Punisher, empeñado en rescatarlo “para el Bien”, va descubriendo cosas decepcionantes sobre sí que sólo le infunden decepción. Vivió otro autoengaño.

ENNIS se toma una de sus licencias habituales: lleva la
violencia algo más allá de lo común. Pero se le perdona,
visto el excelente conjunto de la narración
Es asimismo, este volumen, descarnado retrato de los personajes más prohibidos del hampa, sujetos aterradores que la misma Mafia expulsó de sus círculos pues han llevado las cosas tan lejos que superan aun lo inhumano. Enfrente tienen a un operario de la CIA empeñado en salvar la civilización norteamericana reclutando para sus nefandas operaciones a Punisher. Y, en un momento dado, ambas fuerzas chocan. La conclusión que sacas, como lector, es que nada las diferencia. Acaso el cómo gestionan sus asuntos. Unos son criminales; los otros apelan al hipócrita pretexto “Seguridad Nacional” para justificar sus crímenes. Pero, en sustancia, su pelaje es igual de pardo.

Punisher sale libre (mas no indemne) para “equilibrar” las cosas. Seguir enquiciando el mundo, a su modo de entenderlo. En resumen: En el principio es un hard boiled noir inolvidable mucho más teñido de negro de lo habitual.

domingo, 18 de febrero de 2018

BRAVEHEART — WILD WILL WALLACE


Tan memorable por su violencia, lo es por
su dirección y, ¿por qué no?, los paisajes
(e interpretaciones)
Aun plagado de inexactitudes históricas, MEL GIBSON rueda un poderoso clásico que se beneficia tanto de los excelentes parajes como de logradas interpretaciones donde el impactante espectáculo de los salvajes combates redondean el resultado final, con largueza galardonado con los codiciados premios Oscar.

Esta cinta destila profesionalidad y buen hacer; Gibson, preparándose para los hitos más conspicuos y polémicos de su carrera como director, demuestra que ha tomado muy buena nota de las artimañas de los directores bajo los cuales ha trabajado, o son de su preferencia. Finaliza el adiestramiento descargando su propio sentido de la narración, caracterizado en este caso por un uso generoso de la cámara lenta.

La cámara lenta es un extraño/peligroso recurso; todos los torpes abusan de ella creyendo que su presunta suntuosidad de ritmo pausado tapará las deficiencias que pone en pantalla su mediocridad (en el mejor caso). Empero, Gibson la emplea como una herramienta estética. Eleva, hasta el grado de poesía visual, lo que los fotogramas registran. Una muestra está en la ejecución del bizarro WILLIAM WALLACE, hasta el final irreductible en sus aspiraciones de obtener la libertad para su amada Escocia, la del barquero del Lago Ness y sus leyendas urbanas sobre parajes góticos. Todo un personaje, digno de la desesperada imaginación de un embustero hambriento de atención ajena.

Hombre tocado en lo hondo por la violencia, la rehúye tanto
como puede. Pero este profundo amor frustrado generará
todo tipo de calamidades
La vibrante narración la complementa la elegante fotografía y la muy acertada partitura de JAMES HORNET, quien presta acordes prohibidos tocados con gaitas prohibidas a la enésima metáfora de la lucha por la identidad, la libertad y la dignidad de los individuos, cosa muy moderna para una Plena Edad Media donde eso ni se lo figuraban.

Pero sintoniza con el espectador actual, atraído además por la efusión de batallas y sus cruentas secuelas. Poco recato posee, el de las antípodas, al mostrar mutilaciones y sablazos que abren caras y cráneos. No llega curiosamente al regodeo, como sucede con los tiroteos desbocados de JOHN WOO, donde no bastan dos o tres proyectiles para matar a un hombre; descargan dos o tres cargadores, cayendo en el sadismo gratuito. Pareciera querer desmitificar la violencia, al emplearla tal como lo hace, al perfilar la crueldad del rudo esfuerzo necesario para matar a un hombre, así como qué daño las heridas infligidas causa. Duele todo eso, ¿verdad?

Un rey para la eternidad; PATRICK MCGOOHAN encarna
a la perfección el arquetipo del monarca medieval, con su
propia aportación dinástica
Gibson es consecuente con la furia desatada en luchas de esa naturaleza. Época violenta, donde el barbarismo era argumento común, manifiesta apropiada lógica; no hay una esgrima “de salón” que ‘eternice’ los enfrentamientos el cómodo tiempo que el espectáculo requiera, sino que se ven a estos tíos descargando hachas y espadas como si partieran leña, no troncos humanos.

Como villano alza al artero EDUARDO I, que ejecuta (espero no incurrir yo ahora en desajuste histórico) las retorcidas artes de su antepasado, JUAN SIN TIERRA. Evidencia un apetito por el poder que tiene su contrapartida en el ROBERT BRUCE carcomido por la lepra. Aunque… mientras Eduardo I se aferra a un bosquejo de imperio, sin detenerse en melindres, su réplica escocesa codicia el poder al creerlo la forma de dejar un legado duradero más allá de unos hijos que podrían dilapidar enseguida la fortuna así amasada.

Habrá sangre; a hectolitros; en todos los bandos
Y el romance como elemento último, el amor sin fin que perdura a través de los años y supera la misma muerte, edulcora la fuerza bruta plano tras plano rodada, consiguiendo así ganarse al público femenino del mismo modo que la tragedia de Wallace prende el corazón de la desolada princesa francesa interpretada por SOPHIE MARCEAU.

Un éxito total que pone los dientes largos; genera la eterna pregunta de: ¿por qué aquí no podemos hacer películas así? La idiosincrasia y el gusto por el riesgo, me temo.

domingo, 11 de febrero de 2018

MARSHAL LAW-LAW IN HELL — O LO RENTABLE DEL INFIERNO

Esta miniserie aparece en la época en
que había hasta hologramas en las
portadas. O eso decían

Como argumento, los inframundos siempre han tenido atractivo; empezando acaso por el rapto de PROSERPINA por HADES, siguiendo con ‘la hazaña’ de ORFEO por rescatar a EURÍDICE del Hades, la historia literaria serpea a través del tema con diversa fortuna.

Quizás el más conocido ejemplo de “simpatía” por el Infierno lo registró DANTE en LA DIVINA COMEDIA. Abundan las alusiones a los Círculos del Infierno y el detalle pormenorizado de las penalidades que allá se padecen. Aunque conviene teorizar esta relación como un esfuerzo salvador impuesto, directa o indirectamente, por la Iglesia.

Debemos ir rectos; no mentir, no pecar, no matar. Porque esta vida es efímera, pese a lo que pueda parecer en ocasiones, y luego, la Eternidad del Vasto Más Allá… Uf. Reino de un Dios que tiende tanto a la cólera destructiva como al perdón absoluto. Pero preferible resaltar más la primera faceta porque, señores, ¿qué detendrá a los impíos del todo/completamente si descubren que no hay Vasto Más Allá de azufre, fuego y tormentos sin fin-sin fin, sino… Nada? ¡La Humanidad se autodestruiría en una semana!

El Infierno, exista o no, se concibe como herramienta de control moral (en especial, por los cristianos; más elaborado, por los católicos) en épocas donde la bestialidad era más notoria que ahora. No obstante… cierto que no adornan las calles los ajusticiados, o sus pedazos… pero la maldad básica que sigue anidando en nuestro seno continúa pulsando vibrante en guerras, violaciones y atrocidades servidas con equívoco recato por la TV.

Lo monstruoso, audaz y provocador del
contenido en este
pinup de KEVIN
O´NEILL,
´nuff said
El esfuerzo de hacer rentable la Industria del TBO (junto a su subsistencia personal) lleva a PAT MILLS y KEVIN O´NEILL a añadir otra rosca al tema del Infierno, siguiendo pautas de CLIVE BARKER y sus CEOBITAS. Todo queda entre hijos de la Gran Bretaña, así que rula la leyenda urbana (por aquello de la disciplina inglesa) de que debe ser una tremebunda historieta (novela gráfica, según el patrón actual) llena de aberraciones fetichistas y salvajadas disparatadas para profundo deleite de los más perversos lectores.

Y ciertamente, aparecen; en los distintos páramos por los cuales pasa el bizarro Marshal Law, víctima de su persistente ODIO por los superhéroes (a los que considera embuste social masivo, pues él pertenece a esa elite y conoce a fondo el Reverso Tenebroso de los tipos con capa), constituyendo además tortuosa incursión a su pasado, que le atormenta sin tregua, más otro visaje lleno de dolorosa amargura a su personalidad.

Es constante este esfuerzo en Marshal Law. La interiorización, el descubrimiento, tipo distinto de Viaje del Héroe, hacia una madurez apenas luminosa, gratificante. Sigue así el patrón impuesto por la Casa de las Ideas, en contraste con los héroes de DC Comics (al menos, hasta que apareció ALAN MOORE), cuyos personajes procuraban mostrarse más humanos que los Supermanes invulnerables o los Batmanes enajenados que lo llevan empero tan bien que dificulta diagnosticarles alguna psicopatía.

Vigorosa leña suministrada con los más
dolorosos intrumentos
Marshal Law cuestiona el papel del Superhéroe. Su rutilante mensaje. El ejemplo moral que pretende transmitir. Y en este Infierno de PINHEAD, descubre que no hay salvación.  Para nadie. Todos los ofuscados por el mensaje de que podrán hacer lo increíble, reciben castigo proporcional al delito. Es amargo, oscuro, retorcido, el contenido total de la obra, metáfora avinagrada compuesta con habilidad, que reitera en que abandonemos toda esperanza de pisar el Paraíso por pías que sean nuestras acciones.

Pese al brutal combate, no hay victoria final, sólo un entendimiento entre entes siniestros que negocian un aplazamiento. Recuérdalo, Marshal: el Infierno te espera tras agotar tus días. ¿Igual que a todos? ¿Es la moraleja, o el incentivo para vendernos el cómic?

domingo, 4 de febrero de 2018

M*A*S*H (SERIE TV) — EL SUICIDIO ES INDOLORO

Basada en una película basada en una
novela, desplazaron la acción a Corea
para disimular que hablaban de la
guerra de Vietnam. Aunque, en
las guerras, pocas cosas cambian

El amplio abanico de producciones seriadas/en serie de la televisión suele arrojar a las costas de nuestro esparcimiento gran variedad de espacios. Oscilan, inevitablemente, entre lo repelente, aburrido, jactancioso, deleznable, a lo entretenido, llegando hasta la máxima expresión de la calidad e interés, logrando dejar honda huella en nosotros.

Pero M*A*S*H con todo honor puede ostentar el galardón a la hipocresía. Podemos tirotear a placer THE A-TEAM o similares, pero al menos eran/son honestas en su planteamiento y concepción. Esto es barato, es esparcimiento de sobremesa, las actuaciones son lamentables, los argumentos pillados por los pelos, los sets se reciclan una vez tras otra porque el presupuesto es bastante limitado, amén. Sin embargo…

M*A*S*H es una de esas series multipremiadas y ¡ensalzadas! por la Refinada Crítica que veía en sus mordacidades todo tipo de censuras a una Sociedad falocrática, belicista/atlantista conservadora aún más de Derechas que propugnaba la reacción y el retrogradismo racial/HomX. Su principal baza, empero, seguía siendo su mensaje antibélico, uno de esos documentos palpitantes contra la Guerra y su general desperdicio e inmoralidad.

Estos simpáticos alcohólicos llevan la trama hasta extremos
insospechados. Eso de médicos alcohólicos debería ya
preocuparnos. Sin embargo, la gente también lo toleraba
Surge durante la derrota de EE.UU. en Vietnam. Un puñado de campesinos asiáticos menudos mal armados había breado a Norteamérica. Imagino qué poderosa humillación debió constituir para esa potente maquinaria bélica cuyo colofón era/es la Bomba H. Con razón enajenó de tal manera a la nación más poderosa de la Tierra. Y olvido que RAMBO, expresión del guerrero sufrido aunque invencible, participó en la contienda…

No estaban los tiempos, hay que resaltar, para Hazañas Bélicas. El pensamiento general de la Sociedad era más crítico con las acciones marciales. Y más con las que los telediarios servían en horas sensibles de la programación. El mundo se cuestionaba más la utilidad de una guerra a mil millones de millas de casa, en un país donde ellos no pintaban nada.

Pero siempre resalta ese mensaje antibélico en el cual M*A*S*H fracasa sin piedad. Porque ¿ustedes pretendían convencer al ancho mundo y su parroquia local de lo espeluznante que es la Guerra? ¡Pues muestren las lesiones del combate en toda su cruda desnudez! Pues lo que enseñaban eran pecosos jovencitos (viejos como un nudo, por otra parte) muy bien aseados (hasta los que llegaban in extremis en ambulancia) que despedían salud y determinación de reanudar la juerga ¡otra vez!

Otra constante de la serie era criticar la incompetencia del
Alto Mando. Mira, en esto no andaban desacertados
De haber filmado las castraciones que los soldados pueden sufrir por impacto de metralla o balas perdidas, las terribles mutilaciones de las explosiones de las bombas, la piel abrasada de los heridos por Fuego Infernal en una serie tan popular, verías cómo la afiliación al Ejército iba a caer. En picado. Sólo contarles que su instrumento de orinar podía ser rebanado por un casco de metralla, convencería a muchos a quedarse en casa.

No. Todo limpio. Pulcro. Tanto por la época como por una TV ñoña donde prohibían la palabra “preservativo”. ¿No querías inculcar el error fatal que es la Guerra? Incide en sus desastres. Triunfarás. Sin embargo, constriñen su barbaridad a las aventuras amorosas que sostienen médicos casados y enfermeras. Los doctores humoristas protagonistas desuellan al beato belicista FRANK BURNS por su infidelidad con la jefe de enfermeras, pero ¿y ellos? Dos al menos estaban casados. ¡Y eran infieles!

El peor monstruo de la guerra de Corea: FRANK BURNS
Abstenerse de mostrar el brutal trauma de la Guerra, ensalzando la infidelidad marital, es la hipocresía que condena a M*A*S*H. Era tolerable, repito, poner cuernos a sus esposas, pero inadmisible si lo efectuaba Burns. Repugnante. Y lo veía bien su grey de telespectadores. Deja de ser divertida esta serie, cuando la contemplas así.

domingo, 28 de enero de 2018

LA DRAMÁTICA SITUACIÓN DE LA CIENCIA FICCIÓN ESPAÑOLA — (AUNQUE EL GÓTICO Y EL TERROR LO LLEVAN AÚN PEOR)

En EE..UU, ya sería película. Aquí, me
vale de línea en el CV, pese a su calidad.
Apuestan ahora por lo visual de la prosa,
dicen los editores. Una mierda. Más
visual que lo que escribo, ¡y lo rechazan!

No deja de ser, este comentario, observación cargada de parcialidad. Honestamente, debo reconocerlo. Pero lo fundamentan indicios nada desdeñables que auguran un declive, o colapso, total de la producción nacional del género en breve tiempo.

¿Causa, quizás? Desafección del lector, quien, poniendo ofendida/mohína expresión, desprecia los libros escritos en nuestra lengua materna común al estimarlos… no sé, inferiores, algo barato porque no proceden aun de nuestras lejanas antípodas, donde, imagino, algún escritor australiano estará diciendo más o menos esto, aunque ellos tienen el soporte, al menos, de haber dado un coloso de la CultuPop como MAD MAX. ¿Aquí? ACCIÓN MUTANTE no deja de ser una pandereta costumbrista que apuntaba maneras, un MONSTRUO DE FRANKENSTEIN construido con retales de las pelis más queridas del director, hombre por otra parte muy amante del género y, al parecer, harto frustrado al ver cómo se extingue.

¿Qué hace preferible la CF foránea a la indígena? ¿Un complejo de inferioridad que viene de, no sé, la Generación del 98? ¿Influencia del nacionalcatolicismo? ¿Complejo añadido por la Izquierda, crítica con cuanto de grande hizo (bueno o malo) el país? Porque estamos de acuerdo en algo: ahí fuera cuecen truños fenomenales que digieren aquí (hablo del lector) con expresión de asco reprimido poco difícil de disimular.

Podemos estar sin embargo en un momento glorioso del género. Porque nuestros autores reciben influencias (positivas, negativas) de todos lados, y al menos, una fuerte disposición a la criba disponemos. Una ojeada a lo que triunfa puede orientar. Igual que prevenir del fracaso.

Por supuesto, destaco mi obra, que,
como puede verse, ni es poca ni mucho
menos baladí
Pero los autores nacionales del género estamos condenados a desaparecer. Las editoriales desprecian nuestros manuscritos. Prefieren publicar alguna porquería foránea esperanzados en que el nombre anglo del autor lo cuele sin dificultad en las estanterías, ergo, lo pague el lector, y a fijarse en la siguiente moda (algo tipo CSI, otra hornada de “novela histórica”), surfeando como puedan la marejada de la bancarrota.

El gran GRAN fallo procede, asimismo, del propio autor. Somos una masa de desconfiados polarizados en sectores sectarios, querencias, apoyos mercenarios, envueltos en un sentimiento final de desastre depresivo que lamina el querer combatir, dignificarse, expresar presencia en el mundo al que aludo. HISPACON a veces parece GASTROCON (aunque creo la nueva gerencia tira más a lo literario que a lo culinario). Pero la Asociación que la organiza o no cuenta (ésta o cualquier otra previa) con la fuerza, originalidad o visión que permita sacar a flote el género en nuestro país, o se resigna al fin. Brindemos una última vez y fenezca nuestra aportación al género. Amén.

Otra distinguida aportación al género. A
riesgo de ser inmodesto, o arrogante, mucho
mejor que todo el juntaletrismo con ahora
están publicando. ¿Lector deficiente?
Autor deficiente
Lo restringen a una feria itinerante (acaso su fallo) donde convergen las mismas firmas un año tras otro Tras Otro TRAS OTRO para hablar de qué MAL va todo, sin proponer soluciones, según imponen los elitismos. Condenamos la ciencia ficción aventurera, el pulp, de paso el steampunk, para ¡encumbrar! todos los relatos donde nada sucede, con un vago/bajo dibujo de los personajes, pero lo creemos ciencia ficción cojonuda porque sucede en dos mil treinta y pico, o así. Y el juntaletrismo… ¡oh, cómo ya domina todo! Cómo apuestan los editores por los juntaletras, machacando al escritor profesional.

No pienso, para finalizar, solicitar solidaridad a otros autores, apoyo, manifiesto, nada parecido. Es inútil. Temen que, si agitan estas mortecinas aguas, pierdan el apoyo de algún influyente de turno y peligre la publicación de su obra, la última quizás del género. Ni una Hispacón que luche, dignifique el moribundo género patrio. Porque hay miedo. Derrotismo. Aceptación. En tamaño clima, de nada sirve protestar.

martes, 23 de enero de 2018

LOS CAZAFANTASMAS — LA DIGNIFICACIÓN DEL FANTÁSTICO

Afiche inmortal. Obviando la existencia de
una nefasta secuela, creo que su "añadido"
feminista ha estado a punto de cargarse el
ingenioso invento
Para entender estos fenómenos, hay que retroceder a otros tiempos. Menos hype. Donde imperaban la magia y la expectación. Década 80 supuso un poderoso revulsivo para el parásito real, el cine. Durante años previos, diversos títulos habían intentado sobrellevar la situación con más/menos dignidad. Pero, como le sucediera a la ciencia ficción, no dejaban de ser evasiones económicas que dependían del hacer de los artesanos (o meros profesionales) encargados de la realización para obtener la debida relevancia.

El Cine Se Escribía Con Las Mayúsculas de LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ o BEN-HUR, por citar dos de los más retumbantes títulos. Luego estaban los dramas que nos han ido llegando a lo largo de los años, alternados con experimentos estilo ORSON WELLES o algún noir destacable por la vehemencia de su violenta puesta en escena. Todo cineasta que se preciara tiraba al drama, esperando asimismo hacer una comedia resultona (como las de LA PANTERA ROSA) mientras, en la sombra, se gestaba esa eclosión de maravillas de Década 80, homenaje de las matinés que GEORGE LUCAS o STEVEN SPIELBERG consumieran en sus años niños.

Un avatar de afortunadas circunstancias permiten a todo ese cine marginal, de ROGER CORMAN, de pronto aparezca ante las pantallas y los espectadores exijan Exijan EXIJAN den el mismo respeto que reciben las Mayúsculas Producciones reinantes desde los tiempos más remotos (aunque una de las primeras —si no la primera— filmación sea la adaptación de la novela de JULES VERNE del viaje a la Luna —léase: ciencia ficción/steampunk—). Intimida la fuerza como estas producciones, hasta ahora tenidas por ‘menores’, obtiene el V.B. del populux, que quería, quizás más que nunca, evasión.

¿Se tomarían ustedes en serio a estos personajes? Mirándolos
bien, en pleno apogeo de RAMBO y SCHWARZENNEGER,
gente así desafía ese convencionalismo culturista total
E IVAN REITMAN, con un elegido elenco de expertos humoristas, ofrece una porción de ésta con una desenfadada e irónica idea original que eleva al fantástico a las Grandes Categorías que parecían coto exclusivo del drama, aun la comedia, a veces el western.

Los Cazafantasmas aloja a un trío de científicos freakies (un poco borrador de los famosos iconos de THE BIG BANG THEORY) donde destacan las humoradas del irreverente PETER VENKMAN, alguien que no se toma en serio ni su oficio ni a sí mismo. Emplea los recursos que dispone para su provecho personal. Sus socios muestran más profesionalidad, como manifiesta el serio EGON SPENGLER o el alborozado RAY STANZ. Meditándolo, adviertes se establece un curioso paralelismo entre el relato del filme (inusitados/increíbles sucesos paranormales que son reales) y la situación que el género (el fantástico) iba cobrando entre el público y la sibarita crítica.

Víctimas y conductores del Juicio Final. No sé hasta qué punto
estos dos son una parodia del tenebrist
a EL EXORCISTA
Payasadas de este tipo, excusarían éstos, no podrían tener más que un limitado trayecto; casi lo que sería el incipiente mercado del VHS y los videoclubs. Pero estalla de forma sorpresiva y la riada ya es incontenible; a la par, o a continuación, vienen todos esos títulos que ya han hecho leyenda en el cine. Los INDIANA, los TERMINATOR, los ROBOCOP… por no hablar de WILLOW, KRULL o el intento de BAKSY por llevar EL SEÑOR DE LOS ANILLOS a la gran pantalla.

Lo imposible (el fenómeno paranormal que resulta cierto; el fantástico de calidad) cobra cuerpo en las salas de cine. Los Cazafantasmas, si no de por sí, constituyeron desde luego una de las piedras angulares de esa revolución. El fantástico, la ciencia ficción, dejaban lo marginal para convertirse en taquillazos que repelían a la crítica especializada, aunque sus recaudaciones permitían producir sus amados dramas existenciales claustrofóbicos.

¡Calma! Todo resuelto. Este cuarteto evitará el Fin
Ellos mismo estaban abocados ahora a la transformación. Por supuesto, dentro de estos géneros hay basura y seguirá produciéndose; sin embargo, también el drama genera cada tostón que merece rotunda excomunión. Por lo tanto, cheers, GHOSBUSTERS! Hicisteis un excelente trabajo. Todo lo guay de hoy día también os lo debemos. Gracias.

jueves, 18 de enero de 2018

¿QUÉ FUE DE ED MCGUINNESS? — POR CITAR UN NOMBRE

Portada que ejemplifica el estilo del
autor citado en la reseña. Parecía de
los destinados a marcar diferencias;
estilo. Hoy ¿quién le recuerda? Es una
vieja gloria, como mucho
Durante parte de comienzos de la pasada década, junto a otros dibujantes como JOE MADUREIRA o HUMBERTO RAMOS, este hombre parecía iba a comerse el ancho mundo gráfico. Era autor un poco heredero de aquellos tempestuosos que plantaron cara a las Majors (MARVEL, DC COMICS) creando sellos independientes (IMAGE, o DARK HORSE) que pretendían sacudir la carroña, el anquilosamiento y las feas artimañas de las potentes editoriales.

Al poco de su andadura, Image, por ejemplo, empezó a caer en vertiginosa bancarrota. El lector advirtió que aquellos tránsfugas de las viñetas que pretendían dignificar la profesión, dándola lustre de honra, tenían apenas un relente de ingenio que dar. Lo suyo se limitó a copiar colecciones de las que escaparan maldiciéndolas. Pero, como su fuego creador casi ni resplandecía, pronto se granjearon el desencanto del (veleidoso) lector.

E Image fue detrás; creo que ahora sobrevive con cierto donaire. Aunque dista de ser aquél Big Bang de su big bang. Porque, para empezar, los artífices de la escapada volvieron a trabajar para las Majors a las que tanto habían denostado por su ingratitud. En condiciones mejores, sí, ajá. Su retorno demostró que esas Editoriales no eran líderes por nada. Un poderoso aparato las reforzaba. No podían caer sin más.

No es esto, empero, cuanto quiero contar, sino que McGuinness era una de esas firmas destinadas a perdurar y ahora mismo, admito mi grosera ignorancia, no sé ni dónde está o qué, si está, publicando. (Igual ilustra la más exitosa serie de todos los tiempos.) Por lo que me consta: ha desaparecido. ¿Qué fue del portento estrella?

En verdad sigue en la brecha. En ambas
Majors. Pero ha sido amalgamado; es
otro más de los que engrosan filas; no
la estrella que pronosticaban
Hubo un tiempo en que el divismo dominó a estos dibujantes; se negaban a permanecer más de cuatro números en una colección por miedo a quedar encasillados (pienso en los ciento cinco números que dibujó JACK KIRBY de LOS 4 FANTÁSTICOS, o la tira de ejemplares ilustrados de CONAN por JOHN BUSCEMA), saltando así de una a otra saga como una abeja libaría sin parar, defraudando por tanto a sus seguidores.

Que fue, espero por el bien de esta digresión, lo que terminó condenándoles. Porque si el estilo/dibujo de McGuinness me gustaba, verlo sin embargo en X-MEN, serie que detestara, me retraía. Y más cuando advierto que el menda permanecerá cuatro números, cambiará, irá a otra colección que abomino… No, no. No quiero TBOs de grupos que me decepcionan. Ni hablar.

Lo que quiero resaltar es que, desde fuera, la Industria parece fiera fantabulosa que disemina maravillas sin cesar; prodiga bien a los artesanos que pulen, fijan y dan esplendor a sus escamas. Pasa todo lo contrario. La Industria, egoísta Nivel MAX, atrapa a los candidatos, los ¡ensalza! una temporada para luego defenestrarlos sin piedad. Repite la jugada con infinitos aspirantes. ¿Dónde está el ¡glorificado! McGuinness ahora? Lo reemplaza un joven con hambre y ojos llenos de relucientes burbujas de ensueños pronto a ser frustrados. Se autoengaña pensando que le irá mejor. Pero lo sufrirá.

Deprime con qué velocidad pasas de
ser el NoVaMás al OtroMás por la misma
Industria que te crea. Sin gratitud alguna
Un celebrado autor patrio, en Facebook, hace poco, con un aire entre el sarcasmo y la cínica condescendencia, planteó a sus legiones la cuestión siguiente: un joven guionista (aquí todo Dios guioniza, por cierto) le solicitaba consejo para aventurarse en el proceloso océano editorial. Su socarronería la condensó en la pregunta: ¿le cuento la verdad? Solicitaba ahora réplicas. Debí contestar: SÍ, AJÁ, por ética y moral. Y, además, alértale sobre las dañinas envidias profesionales a las que se expone de triunfar. Se me escapó la ocasión. Quizás por esto escribo esta reseña. Para enmendar el error.

Sic transic gloria mundi est; pero en la despiadada industria de la historieta moderna, esto es más que supersónico. Hoy estás; mañana serás… olvidado.

sábado, 13 de enero de 2018

BATMAN VS. LOBO — DESTACABLE APUESTA POR EL OCIO PURO-Y-DURO

Portada: una de esas alianzas que
hacen saltar la tapa del infierno
"Disparatado" ensayo comercial (el tebeo vive de sus ventas —ahora, el cine—) que, sin embargo, posee aciertos que se han despreciado demasiado deprisa. Está claro que lo que engancha, como ocurriera con BODYCOUNT, es el dibujo de SIMON BISLEY, su salvaje modo de retorcer tanto la caricatura como la anatomía, que sabe volver empero apabullante. Notas que, así, no son los músculos; el cuerpo no puede tener esas ‘deformidades’ a menos que seas monstrun. En manos de Bisley queda “armonioso”, sin embargo. Lo dibuja ERIC LARSEN (por citar a uno de los modernos), y chirría.

La mayor virtud de este ELSEWORLD aun así es intelectual. Está en cómo JOHN WARNER y ALAN GRANT dan la vuelta al conocido/manido motivo por el cual el infante BRUCE WAYNE se transforma en el gótico voyeur Batman, so pretexto de combatir al crimen. Debo admitir que es un giro sorprendente, ingenioso, quasiinnovador, en una marea de títulos y aventuras que se vuelven cada vez más trilladas Trilladas TRILLADAS y que, como fórmula de escape, recurren al monosilabismo por todo texto.

Pasamos de la exagerada sobreabundancia de “argumentos” que lanzaba STAN LEE en sus cómics mozos a un relato visual que está incluso él también volviéndose escueto. En los “años dorados”, guionistas como ROY THOMAS, o LEN WEIN, relataban, en un ejemplar de veinte páginas, un mogollón de cosas; acción, romance, espionaje, drama, cruzando líneas de secundarios que fulguraban en algún tebeo y luego volvían a su plano inferior a la espera de otro resplandor de protagonismo.

El MAIN MAN haciendo una de sus entradas con su
característico estilo... realzado por SIMON BYSLEY
Hoy, una pelea se estiiiiiiira varios números, porque todos estos ¡ensalzados! prepotentes que tenemos ahora pergeñando textos (los BENDYS, los WAID, los MILLAR, el STRAWZcomosea) NO TIENEN puñetera IDEA de cómo llenar sus argumentos, ampulosos, rimbombantes, desagradables émulos de WATCHMEN, “escolares” de un ALAN MOORE quien, al intentar contar una historieta de un modo espectacular, sin más pretensión (pues el hombre posee ese talento innato), ha reventado el tebeo por completo. Todo manazas con una “historia sombría” que contar, está ahí.

Ahogándonos con su “profunda filosofía tenebrista” que hastía por su misma repetición. Mainstream de superhéroes con dos puñetazos por número; varios bocadillos con tres o cuatro palabras, un enervante continuará cuyo desenlace obliga a aferrarte a los cómics del ayer según reniegas de los actuales.

Sin embargo, estamos ante un ejemplar que, frente a lo que de entrada promete (excesos machistas de LOBO —¡cómo vamos a extrañarlos como el hembrismo ahora rampante, que criminaliza sin ningún escrúpulo a TODO el género masculino, gobierne sin remisión!—, violencia gratuita), despide momentos de ingenio salpicados de un fuerte y sano humor negro capaz de arrancarte la carcajada. El desenlace es Excelsior! Demuestra que aún quedan autores capaces de darnos la grata alegría.

Obra de buenos conocedores de los protagonistas,
la diversión y el sarcasmo más agudo están más
que desarrollados con ingenio y elegancia
Hace tiempo leí una crítica que descalabraba esta “novela gráfica”. Otra “para descerebrados”. No. No lo es. Como tampoco TROPAS DEL ESPACIO es una novela aburrida. Sucede que, al mando del teclado, se han puesto unos señores muy sibaritas de miras cortísimas aunque capaces de sentenciar con el V.B. del populux que, de paso, tampoco así demuestra tolerancia ni demasiada inteligencia, o la mínima-nimia para rechazar lo que este ‘pontífice’ de turno condena por mor de sus “gustos superiores”.

Defiendo esta obra; la recomiendo. Porque, frente a las majestuosas catedrales que los antes autores citados erigen, Warner y Grant (y lo que añadiera Bisley) pretenden lo pases bien (y eso es un enorme valor), sin complicaciones arbitrarias ni tremendismos fatídicos. Cuentan, de paso, una nueva e inspirada versión de la complicada relación Batman-JOKER, que tanto logra estremecer a los snobs que empezaron a leer tebeos con LA BROMA ASESINA pero que carecen de sincero amor por las viñetas.

lunes, 8 de enero de 2018

UN REMAKE NECESARIO — EN SERIO

La presunta amenaza que describe el afiche, del robot gay,
no debe distraernos de todas las oscuras connotaciones que
la película no termina de desarrollar por lo que sea
No soy muy de remakes porque algunos han resultado catastróficos. Debajísimo del original, pese a lo más económico de su coste de producción (suplido con un wevo de imaginación, talento, interpretaciones). Pero:

Considero que esta película merece un remake como Dios manda. Hace años la reseñé, pero creo que no profundicé demasiado en los más tenebrosos aspectos de una historia, que, por mor del año de producción, y tratándose del género que es, quedaron algo más que desaprovechados, pienso.

Planeta prohibido es un (censurado/desperdiciado) estudio del tribalismo, la territoriedad y los deseos carnales más viscerales reprimidos. ANNE FRANCIS va tan fresca por ahí, en su traje de nacimiento, creciendo en plan TARZANA, en un planeta habitado por un único macho, a la sazón su padre, que sin duda tendría algo más que un distraído pensamiento incestuoso alguna vez. (Cosa que, por el año de producción, por supuesto se obvia. Todos eran muy rectos y reflexionaban únicamente Grandes Enigmas Universales, no en meter mano a nadie, y menos, a la propia hija, cuando tantas historias de leñeras podían contarse en la América Profunda.)

¿Cuándo comienzan los conflictos con el misterioso ente asesino que aniquiló a la sapientísima raza estilo Star Trek/SAN ISAAC ASIMOV? Cuando MORBIUS (¿morbidus?), histriónico como DR. DOOM, ve competencia en el afecto de su hija. Se exacerba aún más cuando advierte que la Tierra puede privarle de su predio dotado de una HI/TECH increíble, que sólo él debe/merece disfrutar. El Complejo R del prepotente sabio se pone erecto y lucha para proteger su reino.

Estos dos santurrones tienen mucho que callar; en especial,
el engreído científico que trata con desprecio elitista a todos
los que no posean su soberbio grado de inteligencia
Esto son cosas presentes en la cinta que, ya digo, no comparecen en su totalidad debido a que era ciencia ficción, lo que ROGER CORMAN producía de forma económica, ergo despreciable, y eran también esos años en que las parejas, al menos las del cine, dormían en camas separadas. El pecaminoso sexo era algo que ni debía mencionarse en tan puritana Sociedad. (Los niños los llevaba UPS por encargo previo en Macy`s.)

En cambio, ¡bien que Anne Francis y sus minifaldas alborotaban a la tripulación recién llegada! Las cosas del cine, supongo.

(Como nota final: para garantizarse que Morbius no tuviera competencia, diseña un MICHELÍN de lata asexuado pero con un curioso refinamiento homoX en el hablar...)

domingo, 7 de enero de 2018

NUEVA COLABORACIÓN EN SITIO DE CIENCIA FICCIÓN

Extracto de mi comentario. Sin desdoro empero
recomiendo las demás brillantes colaboraciones
Un año más celebro y promociono mi participación en el amplio foro que supone Sitio de Ciencia Ficción, donde una serie ingeniosos comentarios, producto de reflexivos autores, sirve para que especulemos acerca de lo que supondría el siglo presente; en concreto, pasado el 2000AD. Vuelvo a confirmar que, citas a obras o autores aparte, esta cuestión sigue siendo de índole personal. Una vasta marea de influencias pudieron tornear lo que esperábamos de un futuro que, hacia mediados de Década 70, iba a ser el no va más del ocio, el fin de las miserias de toda índole, el enlace idílico con las máquinas andantes-pensantes y el viaje interestelar. La Madurez de la Humanidad, vamos.

Lo que a fecha presente tenemos es aún algo confuso, abigarrado, una masa/materia que se expande o contrae de forma irregular. Internet y los móviles desde luego, apenas tenidos en cuenta en todas esas influencias gráficas, literarias o aun fílmicas del ayer, han cambiado mucho la faz del ancho mundo. Pero son avances espectaculares que en apenas poco modifican nuestro bienestar. Hasta imponen sutiles tiranías. Vives pendiente del móvil; si te llaman, has perdido esa comunicación. Te tienen controlado mediante él. En ámbito general: persisten las guerras. Plagas y hambre asolan África (o algún punto próximo a nuestra casa); internet y las redes sociales, sobrevolando su parcela de ocio, sirven, en especial las últimas, para distorsionar la verdad o ser armas de destrucción calumniosa masiva.

Todo desalentador, en el fondo. (Y no hablo ya de la cuestión política o el Cambio Cli, que si es o no antropogénico, o qué.) Bueno. Deléitense con las ingeniosas especulaciones vertidas por todos nosotros. Las hay de notable ingenio y calidad.

lunes, 1 de enero de 2018

PRIMERA SEMANA DE LA HISTORIETA EN SEVILLA — VIGÉSIMO ANIVERSARIO

Simpático tríptico sobre el
evento. ÁNGEL CORDERO
al dibujo; ANTONIO
SANTOS al texto
En aquellos entonces, cuatro visionarios, llenos de un irrefrenable impulso juvenil y una desbordante creatividad, se atrevieron a hacer lo que otros colectivos de la ciudad, en sus cónclaves ceremoniosos, sólo soñaban. Realizamos (yo fui uno de esos pioneros) la Primera Semana de la Historieta, evento que resultó maratoniano de hacer y luego desarrollar in situ, y que generó dos grandes consecuencias:

A)    Fue un éxito. Tanto de público como de participación,
B)    Abrimos la senda a mediocres que malamente nos imitaron.

Ocurrió que esta populosa iniciativa, lanzada a los cuatro vientos que recorren el alto cielo, topó con obstáculos masivos, estilo la Roca Tarpeya. Uno fue la cicatera financiación estatal. Con lo poco empero que dispusimos, hicimos más de lo que nadie esperaba. Aun nosotros. Otra dificultad fue que los colectivos aludidos antes no aceptaron nada bien el que cuatro de fuera de su órbita de cónclaves solemnes hiciesen lo que ellos pretendían, demorándolo sin embargo sine die.

Porque eso les ponía. Lo digo con total conocimiento, pues participamos en aquellas movidas. Sentarse, discutir, plantear trabas… no buscar soluciones… posponer para la siguiente sesión la iniciación del discutido proyecto. Una vez tras otra Tras Otra TRAS OTRA. Y así los meses (meses) pasaban como la brisa por los resquicios de las puertas de madera vieja.

Se presentó no obstante, de total chamba, la oportunidad de hacer el evento. ¿Íbamos a desperdiciarla? ¡Un rotundo NO moderano de acero nuevo! Desde un primer momento (no creáis a esos embusteros calumniadores) ofrecimos participar a los colectivos aludidos, que lo rechazaron sobre todo por la soberbia de quererlo hacer a su estilo; léase: tras largas deliberaciones concéntricas que postergaban las soluciones a sesiones ulteriores, amén.

Ya que estamos, aprovecho para hacer esta
sutil promo sobre
BIANCA BLAZE
Envidiaron nuestro arrojo; intentaron boicotear el evento, que para su frustración fue un éxito; cuando finalmente tuvieron la ocasión (contando aun con medios que nosotros sólo soñábamos), crearon algo macilento, torpe, que exhibía, con desnuda fuerza, la potencia de su impotencia mediocre. El presupuesto elevado apenas disimulaba la falla.

Nosotros lo hicimos antes, hace veinte años (este 2018 hoy estrenado), con una energía que nuestra “competencia” ya quisiera haber tenido. Para mí, queda patente lo mínimo-nimio de su trabajo, teñido de un desamable regusto político al que no voy a referirme, qué deslucido quedó cuanto hicieron. Y tampoco mentaré al Gran Colectivo del Estudio Histórico de la Historieta, que en vez de celebrar el que aquí existiera algo que a ellos tanto les atañe, decidan ignorarlo.

No puedo, imitando a otros eventos, obviar la efemérides (el vigésimo aniversario) sin recordarla. Especialmente por el colosal esfuerzo de su realización. Nosotros lo hicimos antes. Y, eso, esta panda de celosos que nos han seguido NO PUEDEN evitar reconocerlo de ningún modo.

domingo, 31 de diciembre de 2017

ADIÓS, 2017 — HOLA, 2018

De lo más positivo de 2017: la ampliación
de aventuras de nuestra espectacular y
simpática BIANCA BLAZE
La rápida recapitulación del año que en unas horas fenece, atendiendo a parámetros de honestidad, arroja desigual balance. Empezó prometedor aunque luego, en Mayo, empezó a estancarse. El verano, y más en una tórrida ciudad como ésta, no podía sino rematar la faena. Debería ocultar este detalle para hablar de gloriosos embustes, mostrar un oropel deslumbrante de conquistas, triunfos, exposiciones, entrevistas... Pero las mentiras tienen las patas cortas. Y el bochorno que luego sufres, cuando te afean el detalle, no merece el disgusto.

En algunos aspectos, 2017 ha sido fantabuloso, y al parecer, para 2018 se avecina un cambio. Que amenaza con ser, nada menos, que a mejor. Ciertas mareas están moviéndose y agitando sargazos detenidos desde hace tiempo en una dirección en este momento, incierto. Pero otros indicios predicen una oportunidad excelente que no puedo para nada desperdiciar.

No es momento empero para hablar de esa cosa larvaria, mínima-nimia. Sino de desear que el año entrante nos resulte espectacular; ése en que TODO se cumple de la manera más favorable, tanto para nosotros como para nuestros intereses.

Como ocurriera en Navidad, expreso un deseo de moderación y alegría para la festividad en ciernes a celebrar, y una programación televisiva decente. Hasta 2018. Seguimos leyéndonos, ¿conforme?

jueves, 28 de diciembre de 2017

¡NOTIFLASH! HBO DESEA ADAPTAR “ROAD TO SOGUETTO” — ¡HEY HEY!

Junto a otras provocadoras producciones como ROMA,
HBO quiere ampliar su propuesta con esta contribución 

mía a la literatura catastrofista
¡Rompo mis vacaciones navideñas para comunicaros esta reciente sorpresa! Yo mismo sigo alucinado. De momento, puedo confirmar estamos cerrando fechas para iniciar las negociaciones (presumiblemente, para después de Reyes Magos) de la adaptación a la pequeña pero prestigiosa pantalla del serial, publicado en este blog.

Al parecer, los incentivos que han motivado a los ejecutivos de tan rompedora cadena estadounidense de TV para filmar los avatares de GABRIEL T, DAMA DE PICAS y BUJÍAS, entre otros, se basan en la elaborada firmeza del carácter de éstos, lo explosivo y controvertido de la situación social que se esboza (ampliada en Soguetto, publicación que ha redundado en beneficio de la propuesta), la fuerte carga de acción y violencia de un mundo conducido al límite por mor de oscuros intereses.

Sólo puedo desear que las negociaciones queden pronto bien encarriladas y, por ejemplo, para el año que viene, hablar ya del episodio piloto. ¿Propuestas de casting?

viernes, 22 de diciembre de 2017

FELICES FIESTAS Y FECUNDO 2018

Siendo tradición que deseo perpetuar, un año más extiendo mis felicitaciones a cuantos lectores y paseantes se asomen a este blog, parabienes que son prefacio de las vacaciones de Navidad que pienso tomarme. (Esta vez no pienso enturbiarlo con lo de la saturnalia. Si sus devotos no quieren Pascuas, ¡ellos se las pierden!) De momento, sólo esto. Las recapitulaciones sobre 2017 serán la próxima semana.

Haya paz, moderación, y acompañe la programación de televisión.